La Inteligencia Artificial se populariza dada la cercanía a nuestra cotidianidad y a la acogida que ha ido teniendo en diversas industrias, así es el caso de Spotify y Pandora en el ámbito musical.

Hoy día siendo usuarios del servicio notamos como cada vez que hacemos uso de la aplicación se va desarrollando las sugerencia más cercanas a nuestros gustos y esto es posible gracias a la combinación de técnicas que arrojan similitudes con otros usuarios.

Pero ¿y cómo lo hacen? Las técnicas de filtrado son la respuesta. En el caso de Pandora se utilizan algoritmos de contenidos en donde un conjunto de expertos catalogan los atributos de cada canción creando perfiles de usuarios. Los algoritmos de reconocimiento permiten establecer la similitud de una canción o play tocado que un usuario ha tildado como gusto (like) o como disgusto (dislike) para reproducir en tiempo real la siguiente canción en común.

En el caso de Spotify se utiliza el filtrado colaborativo, es decir, no existe el experto que cataloga las canciones, sino que a partir de la calificación (like – dislike) del usuario se va creando el perfil del usuario, de esta manera se van generando vecindarios en común (neighborhood), y el algoritmo de proximidad sugiere gustos del usuario x que no han sido oídos por el usuario y de manera tal que colaborativamente se van creando listas de reproducción por afinidad.

En ambos casos se utilizan técnicas para la representación de conocimiento y a partir de este inferir conocimiento (sugerir nuevo contenido musical), y esto no solo ocurre en la industria musical, ya que un conjunto de técnicas similares se utilizan en Netflix y Amazon quienes han ido liderando con este tipo de técnicas la industria del entretenimiento y compra.

Sin duda creo que cada día se hace más común la aplicación de técnicas de Inteligencia Artificial en nuestra cotidianidad y en ocasiones sin que lo notemos.

Madre, ingeniero de sistemas, diplomada en Seguridad de Tecnología Informática y Telecomunicaciones. Amante fiel de la tecnología, firme creyente en que los niños son el futuro del mañana y que nosotros como padres somos los responsables de la educación y la calidad con la que se forman nuestros hijos pues de ellos depende el futuro y el porvenir del mañana.